El turismo de negocios o turismo empresarial se ha convertido en una de las actividades más llamativas para las empresas nacionales e internacionales. También conocido como viajes de negocios, este nuevo modelo comercial es todo un éxito gracias a la combinación de crecimiento laboral y derrama económica.


Este tipo de turismo tiene muchos beneficios para las empresas, ya que permiten crear mayores vínculos comerciales con sus clientes, proveedores, instituciones públicas, privadas y con otras empresas. Asistir a congresos, convenciones y seminarios, también es parte del turismo de negocios. Si próximamente tienes un viaje empresarial y quieres asegurarte de que sea un éxito rotundo, aquí te compartimos algunos consejos importantes que debes mantener en cuenta.

Imagen de Hunters Race en Unsplash.

Investiga sobre la ciudad

Lo primero que debes tener en cuenta es que no se trata de un viaje vacacional, es un evento laboral que se trata con toda la seriedad posible. Por ello es indispensable tener una noción precisa de la ciudad que vas a visitar, en especial si planeas rentar un automóvil. Conocer las mejores rutas para arribar a tus reuniones evitará que algún contratiempo te haga llegar tarde, no olvides que la puntualidad es una muestra de respeto hacia los demás. Lo mismo ocurre si la temporada de tu viaje coincide con algún tipo de festividad o celebración importante, la clave es siempre anteponerse a cualquier tipo de imprevisto.


También investiga sobre restaurantes u otros lugares lujosos. Conocer este tipo de sitios propicios para las negociaciones, demostrará tu compromiso laboral y tu iniciativa personal como un potencial líder. Aunque parezca innecesario, si surge una reunión de emergencia y propones un buen espacio privado para llevarla a cabo, dejarás una buena impresión entre todos tus colegas.

Imagen de Sean Pollock en Unsplash.

Documentos personales

Sabemos que la documentación personal es algo que debe acompañarnos a todas partes, especialmente si se trata de un viaje, sin embargo, durante el turismo de negocios, resulta más que indispensable por las actividades comerciales que se realizan con personas que quizá no conozcas. Además de los clásicos documentos de identificación, aquí también se incluyen las tarjetas de presentación, ¡nunca se sabe a qué nuevos vínculos empresariales pueden surgir!


Otro tipo de documentos que deben llevarse a los viajes de negocios son aquellos que te acrediten como personal de la empresa a la que representas, ya sea una credencial o un gafete, en especial si asistes a grandes eventos con muchas personas. Los coloquios, congresos, simposios, seminarios y convenciones son de acceso privado por el tipo de información que se comparte, así que es fundamental identificarte como participante y/o expositor.

Imagen de Oxana Melis en Unsplash.

Realiza un itinerario

Los viajes de negocios generalmente son de corta duración. Considera que tendrás una cantidad limitada de tiempo para realizar todas las actividades que tu empresa requiere, desde asistencia a reuniones privadas hasta ponencias en congresos, cada proyecto debe tener su debido espacio para garantizar el éxito.


Planear con antelación el cronograma de actividades no sólo hará que todo salga bien, también te permitirá mantenerte relajado para enfocar toda tu atención en lo que realmente importa: los negocios. Incluso esto te dará la oportunidad de descansar adecuadamente o de realizar una breve salida por la ciudad para conocer algunos lugares de interés cultural.

Imagen de Denise Jans en Unsplash.

Empaca lo indispensable

Una característica importante de los viajes de negocios es su corta duración. Por este motivo, no es conveniente empacar como si se tratara de unas vacaciones largas. Para un viaje empresarial es fundamental llevar lo necesario: un par de cambios de ropa formal, zapatos de vestir, zapatos cómodos para el aeropuerto, productos de higiene personal.


Lo ideal es optar por una maleta fácil de transportar ropa de oficina como trajes, camisas, sacos y zapatos de vestir. También puedes llevar un bolso de mano preferentemente para laptop, esto permitirá que puedas repasar o hacer cambios a las presentaciones antes de la reunión o del congreso. La clave a la hora de empacar está en optimizar el espacio disponible y hacerlo rendir al máximo.

Imagen de Gustavo Fring en Pexels.

Aparatos digitales

Aunque este punto puede resultar un tanto obvio, no está de más verificar que todos nuestros aparatos digitales portables van en la maleta. Laptop, tablet, smartphone, kindle o cualquier otro tipo de electrónico que consideres importante para tu viaje. No olvides también llevar los cargadores e incluso te recomendamos agregar un adaptador universal, en caso que tu viaje sea internacional.


Si requieres llevar contigo algún tipo de presentación, imágenes o videos explicativos, además de tenerlos en tus cuentas personales, descárgalos en todos los dispositivos y hasta en una memoria USB, nunca se sabe cuándo el Wi-Fi puede fallar, ¡ser precavido puede sacarte de cualquier apuro!

Imagen de Negative Space en Pexels.

Aunque los viajes de negocios puedan sonar abrumadores, son oportunidades perfectas para demostrar todas tus habilidades laborales, crear nuevos vínculos comerciales y personales que te permitirán crecer dentro de tu empresa. Da lo mejor de ti y el éxito está asegurado.

#ConventionMeetings